Carabobo-Runners
08 Abril 2016 Escrito por 

Series de Velocidad vs Fartlek

 

 

Los entrenamientos de series suelen estar en la mayoría de los planes de entrenamiento; algunos las aman, pero no son pocos los corredores que dicen de vez en cuando “odio las series”.

No es que sea algo difícil de entender porque los entrenamientos de series pueden hacerse muy duros y en cualquier caso estamos hablando de un entrenamiento de los denominados “de calidad”, que siempre asustan más.

Aprovechando los conocimientos de Toni Peña, el maratonista español que logró  la hazaña de bajar 3 veces la marca de 2h08’ en maratón, le pedimos que nos dé la respuesta a cuatro preguntas clave para entender la importancia de las series en tu entrenamiento y en qué te puedes estar equivocando al realizarlas

A continuación, te mostramos qué nos contestó y te recomendamos que no dejes de leer lo que viene, ya que realmente vale la pena.

1.- Fartlek vs Series ¿Qué diferencias hay?

Son entrenamientos con filosofías distintas, mientras las series buscan mantener un ritmo alto, el fartlek trata de provocar la adaptación del cuerpo a distintos ritmos y circunstancias.

El objetivo del fartlek es hacer que el cuerpo trabaje adaptándose a cambios de ritmos y de la pendiente del terreno. Los cambios de ritmo del fartlek, por lo general, son intervalos de corta duración con una recuperación también corta y se hacen a ritmo “elevado”. Nunca se recupera parado.

El “fartlek”  tiene origen sueco y significa “cambios de ritmo” que se hacían jugando con diferentes tipos de velocidad y con poco o nulo descanso.

Posteriormente fue muy utilizado y desarrollado por los polacos los cuales lo adaptaban aprovechando la pendiente del terreno. Esto quiere decir que tú tienes que hacer el cambio de ritmo donde te pille, sea cuesta de subida o de bajada, por ejemplo.

Sin embargo, las series, consisten en repetir una distancia a ritmo fuerte muchas veces con el fin de llegar a las últimas repeticiones con fatiga. Se pretende sobre todo realizar un trabajo a ritmo sostenido que supone una mejora considerable del umbral y poder así soportar con más facilidad los ritmos de competición.

Por lo general es un trabajo que, dependiendo de la distancia establecida, se realiza por debajo del ritmo de competición. Así el cuerpo se acostumbra a trabajar ritmos intensos y soportar y lavar el ácido láctico que produce.

A diferencia de las series, el fartlek te prepara para ser más competitivo y estar mucho más atento en la carrera. El trabajo del fartlek hace que se pueda responder con más brío ante un cambio de ritmo, ante unas cuestas inesperadas, ante el sprint final de una carrera. En definitiva, te da chispa.

Por lo tanto, nada tiene que ver la filosofía de las series con el fartlek. Son trabajos diferentes en los que se busca una mejora también diferente.

Para Toni Peña, tercera mejor marca española en maratón de todos los tiempos, la diferencia clave entre el trabajo del fartlek y las series, está en el descanso del fartlek.

Este nunca debe ser suave, es más, diría que el verdadero beneficio del trabajo en fartlek estriba en el periodo de descanso. En cambio en las series, el descanso, aún sin ser total, suele suponer que cuando tomas la salida de la siguiente serie estás relativamente recuperado.

 

Podría llegarse a, jugando con las distancias y ritmos del entreno de fartlek, asimilarlo a unas series. Pero en este caso seguramente lo que acabaríamos haciendo serían más unas series suaves que un fartlek.

No obtendríamos ni el trabajo intenso que buscan las series ni la variedad que conjuga el fartlek. Son tipos de entrenamiento con enfoques totalmente diferentes y pretender enmascarar uno en otro nos hace diluir los beneficios de ambos.

A falta de entrenos de series, la opción menos mala sería esta de sustituirlo por algún fartlek o trabajo a ritmos controlados pero para Toni Peña, no es lo mismo ni las mejoras son las mismas. Las series son necesarias. El trabajo por debajo del ritmo competición es importante hacerlo para que los umbrales mejoren y en consecuencia seamos capaces de competir a más nivel.

El grado de mejora en tu rendimiento que vas a conseguir haciendo series, será mayor que si no las haces, por mucho que te hartes a hacer fartleks.

2.- ¿Qué beneficios aportan las series? 

Para poder valorar qué perdemos si descartamos las series de nuestro plan de entrenamiento conviene tener en cuenta cuáles son los beneficios que nos proporciona este tipo de entreno:

.-Suponen una mejora importante en tu rendimiento en relación al tiempo dedicado a realizar el entreno.

.-Contribuyen a reducir la sobrecarga muscular ya que tienes que hacer menos kilómetros para obtener resultados y por tanto tus músculos se cargarán menos.

.-Acostumbras a tu cuerpo a correr más rápido.

.-Aumentas tu capacidad de rendir al máximo durante el mayor tiempo posible.

.-Tu cuerpo se acostumbrará a limpiar y reciclar el lactato con lo que serás más tolerante a niveles altos de éste y más efectivo en el uso de oxígeno.

3.-¿Qué pasa si descartas las series de tu plan de entrenamiento?

Por una parte estarás eliminando un tipo de entrenamiento que produce importantes mejoras en los ritmos. Por otra parte, según por qué otro lo sustituyas, puedes llegar a penalizar mucho tu mejora de rendimiento.

Si en lugar de series te dedicas simplemente a correr y pretendes trabajar los ritmos corriendo a ritmo de competición, lo que puede pasar es que para conseguir el mismo beneficio que te aportarían unas series,  tengas que hacer muchos más kilómetros. En cualquier caso, estaríamos hablando de un tipo de entrenamiento que no acaba de sustituir el trabajo que se hace con las series.

Además, tomar esta opción, supondría mayor carga muscular, mayor número de impactos y con ello mayor riesgo de lesión. Por eso es preferible tirar de entrenamiento de series, para ganar en reducción de riesgo de lesión y dedicación de tiempo.

Si en lugar de series haces fartlek, al menos seguirás haciendo un trabajo de ritmos pero  como hemos comentado, no es lo mismo un entrenamiento que otro.

 4.-¿Por qué puede ser que llegues a odiar las series?

Las causas por las que uno puede llegar odiar las series pueden ser muy diversas pero vamos a apuntar algunas.

Básicamente no definir bien la sesión de series puede pasar factura. Es decir, definir mal el ritmo de las series o el tiempo de recuperación entre repeticiones.

Si marcas un ritmo demasiado rápido o una recuperación corta, según el número de series que tengas que hacer, puede ser que no te veas capaz de acabar el entrenamiento. Entonces lo vas a pasar fatal y no tendrás muchas ganas de volver a entrenar series.

También hay quien dice que los ritmos en cada repetición tienen que ir variando de más lentos a más rápidos. Yo no soy partidario de esto, creo que los ritmos tienen que ser constantes en todas las repeticiones y uno debe aprender a frenarse al principio y mantener el ritmo al final. Es una buena práctica para luego llegar a la competición sabiendo dosificar.

Igualmente si tratas de ir incrementando el ritmo y en tu ritmo inicial que debería ser el más lento, te has visto bien y te has pasado de rápido, luego pretender mejorar el ritmo en las últimas repeticiones puede ser un verdadero suplicio.

Puede ser también que si te cargas de demasiadas sesiones de series o no dejas entre sesión y sesión la recuperación suficiente, vayas tan fatigado que acabes por odiar las series. Estamos hablando de un entrenamiento que tiene que ser duro pero luego también hay que dejar al cuerpo que se recupere bien y asimile el trabajo.

En definitiva, no cabe duda que se trata de un tipo de entrenamiento duro que va a exigir un esfuerzo pero creo que llegar a odiarlo pasa por no haber definido y/o ejecutado bien el entreno.

Bien sea porque no era acorde a tu estado de forma, bien sea porque no se ha encajado bien en relación al momento de la planificación en la que te encontrabas. Si lo que buscas es mejorar tus marcas y no sólo correr por acabar una competición o pasar el rato, las series son imprescindibles en cualquier plan de entrenamiento.

El cuerpo humano tiene tendencia a acomodarse y siempre se prefiere hacer aquel tipo de trabajo en que más destacamos o menos nos hace sufrir. Pero para mejorar hay que trabajar duro y especialmente las debilidades.

Sólo prescindiría del trabajo de series en algunos casos concretos como en corredores mayores. En estos casos sí que otro tipo de trabajo con ritmos o el fartlek pueden cubrir la exigencia del entrenamiento pero si no, incluiría sí o sí las series en todo plan de entrenamiento.

 

Fuente: RunFitners




Patrocinantes

  • Banner-sponsor-web-sportcronos
  • Focus
  • Printess
  • gatorade
  • logonuevocavencalfondomarron
  • logorunners3
  • pop
  • surpa

Síguenos en Facebook

@CaraboboRunners

Carabobo Runners CaraboboRunners Carabobo Runners

El Paraíso de los Corredores (batido energizante): Mezcla 5 naranjas + 3 peras duras + 1 batata (ñame) pequeña + Un… https://t.co/FUMBajcaJR

10 hours, 20 minutes ago Reply Retweet Favorite
Pjurbaez pjurbaez Pjurbaez

RT @CaraboboRunners: No salgas a correr en ayunas, 30 minutos antes de arrancar, come una porción de carbohidratos con bajo contenido de fi…

1 day, 11 hours ago Reply Retweet Favorite
PatarucosRunners PatarucosRunner PatarucosRunners

RT @CaraboboRunners: No salgas a correr en ayunas, 30 minutos antes de arrancar, come una porción de carbohidratos con bajo contenido de fi…

1 day, 11 hours ago Reply Retweet Favorite
Oscar Luna osgelusu Oscar Luna

RT @CaraboboRunners: No salgas a correr en ayunas, 30 minutos antes de arrancar, come una porción de carbohidratos con bajo contenido de fi…

1 day, 12 hours ago Reply Retweet Favorite
yira diaz yira1971 yira diaz

RT @CaraboboRunners: No salgas a correr en ayunas, 30 minutos antes de arrancar, come una porción de carbohidratos con bajo contenido de fi…

1 day, 17 hours ago Reply Retweet Favorite
http://b.artbetting.net/